Nacimiento de Frida Kahlo

0
32

Han transcurrido 117 años desde el natalicio de una de las mujeres latinoamericanas más icónicas de todos los tiempos. Magdalena Frida Carmen Kahlo Calderón: destacada artista mexicana, quien a través de sus pinturas se mostró al mundo entero, dejando al desnudo el recorrido que llevó tras tener una historia de vida marcada por las dolencias físicas. En 1913, le diagnosticaron poliomielitis que le dejó una secuela permanente, pues su pierna derecha era mucho más delgada que la izquierda y los problemas de circulación sanguínea le causaron dolor crónico durante toda su existencia. Esta situación se agrava cuando a los 18 años sufrió un accidente en autobús, marcando el inicio de tratamientos médicos que la hicieron ver transcurrir su vida cotidiana desde su habitación, producto de estar postrada en cama. Sin embargo, ninguna de las adversidades con las que tuvo que lidiar fue impedimento para trascender; logrando transformarse  en unas de las máximas representantes culturales de su país, cuya notoria influencia en sus raíces folclóricas; surge como una declaración de identidad, quedando en evidencia el amor, valor y sentido de pertenencia que tiene con México de principios del siglo XX, cuyo  legado sigue presente y vigente en la actualidad.

Criticada, cuestionada, adelantada para su época, sin duda alguna, una mujer transgresora que mediante el arte reivindicó la cultura popular azteca, traspasando el sufrimiento personal a sus lienzos como también los símbolos y alegorías de su país post revolución, plasmando el lenguaje nacionalista y folclore en la pintura mexicana. De ahí el colorido, carácter fantasioso y onírico que abunda en su catálogo plástico, el que se nutre con su propia historia de vida y  es muestra de cómo sus emociones guiaron su proceso creativo. 

Conocida también es su relación con el pintor Diego Rivera con quien contrajo matrimonio en dos ocasiones, pues su vínculo a los ojos del observador externo, fue tormentoso, pero desde el intento por interpretar sus afectos: Frida vivió en su ley; para algunos quizás tuvo una sexualidad ambivalente marcada por una personalidad que transitaba entre lo femenino y masculino (característica que aparece en su obra principalmente tras las rupturas amorosas con su esposo), sin embargo, ella se mostraba libre de tabués y prejuicios pese a la época y la educación religiosa que recibió. 

Frida Kahlo se vale del arte para retratar a través del contenido simbólico, histórico e iconográfico de su obra su propia experiencia vital. Aquella mujer de cuerpo debilitado y vulnerable que padeció el dolor físico y adornaba su cabeza con una corona de trenzas y grandes flores con su típico traje de Tehuana es y seguirá siendo una figura femenina emblemática que desata interés conocer. 

Por Lissette Muñoz, Corresponsal Logia Rangiantü N°37 de Chillán.