Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico

0
35

Cada año, el 3 de julio se celebra el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico, con el objetivo de concientizar sobre el impacto negativo en el medio ambiente, reducir al mínimo las bolsas de plástico de un sólo uso y fomentar el empleo de alternativas más sostenibles.

En el mejor de los casos, una bolsa plástica demora más de 50 años en degradarse, lanzando al medio ambiente diminutos fragmentos de microplásticos, los que podemos encontrar en el agua, alimentos e incluso en la sangre de seres humanos vivos.

Según Fundación Chile, en nuestro país el “consumo aproximado de plástico es de 990.000 toneladas al año, del cual sólo el 8,5% se recicla, es decir 83.679 toneladas. Del total de plásticos reciclados, un 17% (14.281 tons/año) son de origen domiciliario y un 83% (69.398 tons/año) de origen no domiciliario”.

En nuestro país las ciudades pioneras en tomar medidas con respecto al uso de bolsas plásticas, a través de ordenanzas municipales, fue Puerto Natales y Pucón en 2014. La iniciativa se transformaría en normativa en julio de 2018, cuando se promulgó la Ley 21.100, que prohíbe la entrega de bolsas plásticas en todo el territorio nacional. Desde la entrada en vigencia de esta normativa los supermercados y el retail del país tienen la prohibición de entregar este tipo de contenedores.

Las bolsas plásticas dañan los ecosistemas por su permanencia en la cadena trófica, pues es común encontrarlas en los ríos, lagos, mares, océanos, e incluso en la tierra. Además de esta presencia permanente en el ecosistema, se suma a que los seres vivos no las diferencian de sus alimentos, por lo que las ingieren o simplemente mueren por quedar atrapados en éstas.

¿Cómo podemos ayudar?

  • Disminuyendo el uso o reemplazando las bolsas del hogar
  • Usando medios alternativos de empaque
  • Recibiendo las bolsas sólo cuando sea estrictamente necesario
  • Reutilizando las bolsas
  • Evitando los envases de un solo uso
  • Comprando alimentos y productos sin envoltorios

Por Lissette Silva, Departamento de Medio Ambiente y Sustentabilidad GLFCH.