Relaciones con Otras Obediencias

GM Uruguay Alicia Toyos, Chile Ximena Muñoz, Argentina Rosa Surijón, Bolivia Rosario Loza, mayo 2013.

Las relaciones de la Masonería Femenina con otras Obediencias, tanto nacionales como internacionales,  tienen una importancia clave para la Masonería ya que permiten compartir información, experiencias y modalidades de administración y, en general, facilitan el crecimiento, observando otros Ritos, usos y costumbres.

Son una instancia para cultivar la colaboración entre diferentes Logias y entre Hermanos y Hermanas quienes, sin este vínculo, ni siquiera hubieran tenido oportunidad de conocerse. De cierta manera, esos contactos contribuyen a facilitar la relación entre los pueblos y sus culturas, tan necesaria en el caso latinoamericano. Son intercambios que inspiran a emprender nuevas actividades y hacer real el ideal de una hermandad universal unida por los valores de Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Las relaciones exteriores y todos los nexos que establecen las Grandes Cancilleres contribuyen a visibilizar y hacer respetar a la Masonería Femenina chilena. La experiencia en Latinoamérica es muy alentadora, dado que la Masonería Femenina Chilena se ha convertido en pionera en la misión de encender los fuegos de Grandes Logias y numerosas Logias, lo que significa un aporte en el entendimiento entre los pueblos de América Latina.

Cabe destacar la oleada de simpatía y fraternidad masónica que despertó la creación de logias femeninas en Panamá y Cuba –tan distantes de Chile–  así como en Bolivia, Argentina, Uruguay Perú, y la repercusión que este hecho generó en Orientes de todas las latitudes.

Desde sus comienzos las integrantes de la Gran Logia Femenina de Chile mostraron su inquietud por abrirse al mundo exterior y relacionarse con otras Potencias Masónicas. Cabe destacar que el primer asomo a  esa experiencia fue en 1988 cuando algunas Hermanas participaron en el Encuentro Masónico Interpotencial, realizado en la ciudad de Concepción, organizado por el Gran Oriente Latinoamericano (GOLA) y al que asistió también la Gran Logia Mixta de Chile.

A partir de ese entonces las relaciones interpotenciales tanto nacionales como extranjeras se activaron, ampliaron y fortalecieron ininterrumpidamente. Algunas de las más relevantes son:

CLIPSAS, REUNIR LO DISPERSO

CLIPSAS, en francés Centre de Liaison et d’Information des Puissances Maçonniques Signataires de l’Appel de Strasbourg (Centro de Comunicación e Información de las Potencias firmantes del Llamado de Estrasburgo) fue creado el 22 de enero de 1961 por iniciativa del Gran Oriente de Francia y once potencias masónicas soberanas, las cuales señalaban que, “realizaban este acuerdo haciendo un llamado a todos los masones del mundo, con el fin de reunirlos, respetando su soberanía, sus creencias, sus ritos y  símbolos, en una verdadera e indisoluble Cadena de Unión Universal”.

La función que cumple la entidad es la de ser un centro de  relaciones y encuentros de las distintas Potencias de Logias liberales. La GLFCH es el miembro número 35  desde el 12 de mayo de 1994.

Los integrantes de CLIPSAS se reúnen una vez al año en distintos países donde se realiza un coloquio y la asamblea anual. La GLFCH ha participado en varios de estos encuentros internacionales, dos de los cuales se desarrollaron en nuestro país en 1996 y 2004, no obstante una limitante relevante para asistir desde Chile es el factor económico, especialmente cuando los viajes son a otros continentes.

ELA, EL IDEARIO MASÓNICO FEMENINO LATINOAMERICANO

La aspiración de confraternizar y compartir experiencias con Hermanas Masonas de países de la Región se materializó en Santiago de Chile en el año 2000 en un primer Encuentro Latinoamericano de Masonería Femenina, ELA, convocado y organizado por la Gran Logia Femenina de Chile.

Al evento, que puso un hito en la Masonería Femenina Latinoamericana, asistieron las Grandes Logias del Estado de Veracruz, México; del Estado de Bolívar, Venezuela, y de la Amazonía, Brasil. También participaron delegaciones de la Logia “Tres Rosas N°1” de Argentina y de la Logia “Antawara N°1” de Bolivia, dependientes en ese entonces de la Gran Logia Femenina de Chile; además de la Logia “Julia de Burgos” de Puerto Rico. Se contó además con la importante visita de la Gran Secretaria de la Gran Logia Femenina de Francia Q∴H∴ Marie Jeanne Preziosi.

Encuentro Latinoamericano de Grandes Logias Femeninas: Manaos Brasil, octubre 2005.

El término de los trabajos se selló con la firma del “Llamamiento de Confraternidad de Masonas Latinoamericanas”, con el compromiso de continuar  nutriendo estos lazos fraternales con nuevos encuentros, los que se concretaron con éxito en los años  2002 en Santiago de Chile, el 2005 en Manaos, Brasil, el 2007 en Puerto Ordaz en Venezuela y  el 2010 en  Montevideo Uruguay. En cada una de estas reuniones se realizó un coloquio en que se presentaron temas atingentes al rol de la mujer Iniciada.

FAMAF, EL LAZO PERMANENTE QUE UNE A LAS OBEDIENCIAS FEMENINAS DE AMÉRICA

En el  IV ELA realizado en Venezuela en 2007 la GLFCH presentó una propuesta para crear un cuerpo federado de Grandes Logias Femeninas, que estableciera relaciones más formales y reglamentadas, reflejadas en un anteproyecto de Constitución.

En el V Encuentro ELA, que  se realizó en la ciudad de Montevideo el año 2010, se estudiaron y discutieron las proposiciones y modificaciones al citado documento en una mesa de trabajo integrada por las Grandes Maestras, ex Grandes Maestras y otras altas dignatarias, en calidad de asesoras, con el fin de formalizar la creación de la “Federación de Grandes Logias Femeninas de América”, FAMAF.

La Constitución se aprobó el 2 de septiembre de 2010, acordando que la fecha de fundación de esta organización sería el 4 de septiembre del mismo año bajo el nombre de “Federación Americana de Masonería Femenina (FAMAF)”. Fue elegida la directiva para el periodo 2010 -2013, quedando como presidenta la ex Gran Maestra de la GLFCH, Q\ H\ Oriana Valdés. La sede permanente de la Federación se estableció en Santiago de Chile.

Gran Maestra GLF Francia, Catherine Jeannin Naltet con ex Grandes Maestras de Chile, 2013.

El año 2013 se celebró en Buenos Aires, Argentina, el Primer Coloquio y Asamblea General de la Federación Americana de Masonería Femenina, siendo reelegida como presidenta la Q.·.H.·. Oriana Valdés para el periodo 2013-2016.

El tema que se trabajó en la ocasión fue “Valores Masónicos y Espiritualidad: una mirada  femenina hacia el futuro”.

El II Coloquio y Asamblea General de FAMAF se efectuó en Cochabamba, Bolivia, el año 2016. El tema central se refirió a las  “Estrategias que potencien el accionar de las mujeres masonas en la sociedad del siglo XXI”.

UMAC VOZ DE LA MASONERÍA CHILENA ADOGMÁTICA

La Unión Masónica de Chile (UMAC) es un proyecto de larga data que vio la luz masónica un 24 de marzo de 2018, fecha en que se realizó la primera Asamblea, ocasión en que los Grandes Maestros de las Obediencias miembro firmaron la Declaración de Principios, quedando formalmente establecida.

UMAC está formada por la Gran Logia Femenina de Chile, la Gran Logia Mixta, el Gran Oriente de Chile y el Gran Oriente Latinoamericano. Su objetivo es fortalecer la cadena de unión que une a estas Grandes Logias y cumplir una función de enlace y comunicación entre ellas, aportando sugerencias a las distintas organizaciones académicas, gubernamentales y a la sociedad chilena en materia de derechos humanos, del medio ambiente, filosóficas y, en general, aquellas que contribuyan a una mejor convivencia entre las personas.

LA UNIVERSALIDAD DEL VÍNCULO MASÓNICO

La Masonería aspira a extender la universalidad de sus ideas y la aceptación sin exclusiones entre personas unidas por el vínculo de la Iniciación.

Al abrir ventanas al exterior se ha enriquecido la gran obra masónica, se ha facilitado el propósito de conectarse con un otro, se ha permitido que se enciendan los fuegos de la fraternidad y la solidaridad más fraterna entre Hermanos.

A lo largo la historia desde la primera Logia Femenina creada en 1970 se constata un progresivo aunque no tan programado afán de apertura al exterior. En este tiempo se reforzaron los lazos con las demás Obediencias chilenas y extranjeras, especialmente femeninas, con participación en reuniones internacionales y recepción de visitas masónicas y del mundo profano. Autoridades masónicas femeninas han estado en reuniones masónicas en Francia, Bélgica, España, Argentina, Uruguay y Bolivia.

La lección que emana a partir de todo lo realizado en el plan de “abrir ventanas” es que la evolución personal e institucional se va dando en toda acción realizada, siempre que lleve el sello que imprimen los ideales nobles que la Masonería inspira.

Más detalles se pueden encontrar en el libro “Masonería Femenina en Chile 2004-2018” de Ediciones GLFCH (2018).