Fundación del Movimiento Pro-Emancipación de Mujeres de Chile

0
34

La lucha por la igualdad política y por el mejoramiento de las condiciones de vida de las mujeres obreras y trabajadoras en Chile, tuvo uno sus hitos más importantes con la fundación del Movimiento Pro-Emancipación de la Mujer Chilena (MEMCH), el 11 de mayo de 1935.

Esta organización y el movimiento que ha representado es considerada la piedra fundacional de la historia social y política de las mujeres en nuestro país. El MEMCH se presenta como multiclasista, puesto que acoge y hace suyas todas las luchas por la igualdad de género, en una sociedad en donde la discriminación contra las mujeres estaba completamente naturalizada.

Entre sus fundadoras se encuentran las primeras mujeres que accedieron a los estudios superiores, para ellas la lucha por la igualdad social fue necesariamente la lucha por la igualdad de género y, desde ahí levantan las banderas del sufragio universal femenino, buscando mayores derechos civiles y políticos para las mujeres chilenas en general, considerando, además, la protección de la maternidad obrera para el creciente segmento de trabajadoras en el país.

El MEMCH se fortaleció en Santiago y también en las provincias lo que fue un gran logro en un país fuertemente centralista como Chile. Desde ahí, recogían las necesidades y las demandas de las mujeres en gran parte del país. El MEMCH tuvo un periódico de vasta circulación llamado “La Mujer Nueva” el cual promovía una significativa participación social de las mujeres y la lucha por sus derechos, se denunciaban las deterioradas condiciones de vida de las familias pobres en los centros urbanos y llamaban a manifestaciones de corte pacifista.

Entre sus grandes figuras están dirigentes sociales y políticas de la talla de Elena Caffarena, Olga Poblete, Marta Vergara y Graciela Mandujano, precursoras de los movimientos de mujeres a lo largo de todo el SXX y lo que va del SXXI, también se han incluido en sus filas mujeres obreras y trabajadoras que también formaron parte de este Movimiento.

En 1949 se logra el derecho pleno a voto femenino universal, cabe destacar que no solo fue el sufragio femenino lo que buscaban, sino también la igualdad de derechos en muchos aspectos, como el derecho al trabajo, la creación de centros de madres y de niños, derecho a la educación y la cultura, hogares colectivos para mujeres solteras o viudas sin hijos y término de los conventillos y construcción de viviendas populares. A su vez, incluían demandas, tales como: control de la natalidad, aborto y divorcio.

Es importante señalar que en 1953 el MEMCH anuncia su disolución, no obstante, esta organización se levantará nuevamente en la década de los 80 y, conducida por otras lideresas, como Paulina Weber, Julieta Kirkwood, las que se unieron a la lucha por la defensa de los Derechos Humanos y la restitución de la democracia. 

Para las mujeres masonas es un deber y un honor conmemorar al Movimiento pro-Emancipación de la Mujer Chilena. Estamos hermanadas por la búsqueda de autonomía, la protección a las mujeres de todos los estratos sociales y el compromiso de buscar siempre la construcción de una sociedad más fraterna y sorora. 

Por Departamento de Género GLFCH.