Día del Fonoaudiólogo/a

0
21

La Fonoaudiología se define como la disciplina cuyo objeto de estudio es la comunicación humana oral como elemento principal de interacción entre los individuos pero también estudia sus trastornos y las estrategias diagnósticas y terapéuticas que hacen posible su recuperación.  Se ocupa de la prevención, evaluación y tratamiento de los trastornos de la comunicación humana, manifestados a través de patologías y alteraciones en la voz, el habla, la alimentación oral, el lenguaje (oral, escrito y gestual), la audición, sistema vestibular y las funciones orofaciales, tanto en población infantil como adulta. A su vez, los fonoaudiólogos/as cuentan con sólidas competencias para investigar en ámbitos fonoaudiológicos, con el fin de contribuir a la calidad de vida de las personas y al desarrollo de la disciplina.

Por otra parte, los fonoaudiólogos/as promueven estilos de vida saludable y participan en la prevención de las alteraciones en el ámbito de su quehacer profesional. Igualmente, cuentan con las competencias necesarias para gestionar proyectos en los distintos contextos en los que participan, ejerciendo todo esto de manera individual y/o en conjunto con otros profesionales, con un marcado compromiso social con la comunidad, actitud ética y respeto por la diversidad y por el entorno.

En 65 países del mundo existen Escuelas de Fonoaudiología, aunque no en todos se utiliza la misma nomenclatura para referirse a programas educativos que tienen un propósito similar. Es así como se pueden encontrar Escuelas de Foniatría, Logopedia y Audiología, Ortofonía, por mencionar algunas.

Antiguamente, existía un grupo de la población que no veía cubierta sus necesidades para solucionar sus problemas de comunicación oral, lo que motivó a algunos académicos y profesionales visionarios de la Universidad de Chile, que de algún modo se veían enfrentados al problema, a planificar la idea de formar un profesional especialmente preparado para dicho fin. De este modo, el profesor Aníbal Grez Valdovinos planteó la idea de crear la Carrera de Fonoaudiología en colaboración con médicos del servicio de Otorrinolaringología del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, durante la decanatura del Profesor Doctor Hernán Alessandri.

Fue así como en el año 1955 el Decano Alessandri, acogiendo la iniciativa del profesor Grez, se contactó con médicos y fonoaudiólogos en Argentina, país en el que la Fonoaudiología tenía ya una importante tradición de formación universitaria, para llevar a cabo este proyecto. Consecutivamente, con la autorización del Ministerio de Educación, se inició el primer curso de Fonoaudiología en abril de 1956. Este único curso duró tres años, y en diciembre de 1958 egresaron las primeras especialistas en Fonoaudiología de Chile, con el título de “Fonoaudiologistas”.

Posteriormente, en la década de 1960, se creó la Sociedad de Fonoaudiología, entidad que luchó por la creación de la carrera profesional de esta disciplina. Con este propósito, constituyó una comisión que elaboró un proyecto durante un año, el que fue presentado a fines de 1971 a la Universidad de Chile. Luego de ser aprobado, se creó la carrera de Fonoaudiología, como parte de su Facultad de Medicina, con un plan de estudio y programas correspondientes aprobados por el Decreto Universitario Nº 2525 en marzo de 1972, fecha en que ingresó la primera generación de estudiantes. La primera coordinadora de esta nueva carrera del área de la salud fue la fonoaudióloga Edith Schwalm.

En septiembre de 1973, después del golpe de Estado, la carrera fue cerrada, debido a que fue creada bajo el gobierno de Salvador Allende. El 22 de noviembre se firmó el Decreto que autorizó su reapertura definitiva en la Universidad, y desde esa fecha se celebra el Día del Fonoaudiólogo.

Actualmente, la población puede acceder a profesionales preparados rigurosamente para solucionar sus dificultades de comunicación y satisfacer de ese modo una necesidad esencial para la integración al grupo humano y, por lo tanto, para la socialización.22

Por Daniela Acuña Loyola
Logia Gea N° 30, ciudad de Ovalle.