Nota Marcha 8M

0
149

Bajo el lema “Por una Educación Laica y No Sexista”, este pasado 8 de marzo la Gran Logia Femenina de Chile asiste por primera vez a la marcha en conmemoración por el Día Internacional de la Mujer. Un hito para la historia y desarrollo de la institución que el próximo mayo cumple 36 años de existencia.

En las marchas de los años anteriores muchas masonas asistían a esta conmemoración de forma independiente o con otras organizaciones, los acontecimientos que se vivieron durante el año 2018 a nivel internacional y nacional dentro de lo denominado la cuarta ola del feminismo, hizo que a nivel interno la Gran Logia Femenina de Chile se sumara a este proceso de reflexión sobre diferentes demandas que hoy en pleno siglo XXI tienen a las mujeres y las niñas en situación de discriminación e inequidad frente a los varones.

Sobre las 19:00 hrs., se encontraban en plaza Italia las columnas de aprendizas, compañeras, maestras, Venerables Maestras, autoridades del consejo de la GLFCh, las Ex GM Miriam Silva Mera y Oriana Valdés, y la GM Carmen Mardones Hauser quienes comienzan a marchar junto a miles de mujeres por la Alameda General Bernardo O’Higgins, principal avenida de la ciudad de Santiago de Chile.

Fueron casi tres horas de vivir la fraternidad, esta vez, en compañía de otras mujeres. Libertad e igualdad fueron los principios que se escuchaban en los cantos que de manera espontánea fueron surgiendo. Logia, escuadra y compás ilustraron el simbolismo masónico en las calles.

Durante este año, través de nuestros símbolos, ritos o principios cada logia del país puede continuar con el diálogo y reflexionar sobre posibles aportes que puede entregar la GLFCh para superar la brecha salarial, la violencia de género, los derechos de participación en espacios de toma de decisiones en políticas públicas, así como, los derechos sexuales y reproductivos. Las masonas de regiones participaron en las convocatorias a marchar en las ciudades de Iquique, Valparaíso, Concepción y Temuco.

La alegría y el respeto entre las diversas mujeres que participaron era evidente, como también, el sentido de pertenencia a una masonería femenina, que busca la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad entre todas las personas y que aunque discreta, ha hecho suya históricamente la defensa de una educación libre de prejuicios.