Día Mundial de las Tortugas Marinas

0
48

El 16 junio se conmemora el Día Mundial de las Tortugas Marinas para crear conciencia sobre su estado actual frente a las diversas amenazas ambientales y antrópicas.

Las tortugas marinas son uno de los reptiles más antiguos con alrededor de 200 millones de años en nuestro planeta, superando a las serpientes, cocodrilos y caimanes. Existen solo siete especies en el mundo: la tortuga plana (Natator depressus), la tortuga verde (Chelonia mydas), la tortuga carey (Eretmochelys imbricata), la tortuga boba (Caretta caretta), la tortuga laúd (Dermochelys coriacea), la tortuga olivácea (Lepidochelys olivacea) y la tortuga bastarda (Lepidochelys kempii). La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza las ha categorizado como amenazadas, debido al declive drástico de sus poblaciones que se ven afectadas por captura incidental en artes y aparejos de pesca, debido a que ellas no pueden distinguir la longitud de onda de las redes, ya que, solo distinguen la longitud de onda que emiten los peces. Otros inconvenientes son la contaminación minera (metales pesados) que se acumula en sus tejidos y órganos, debido a que el alimento que ingieren está contaminado por estos metales pesados; la pérdida de hábitat por construcciones muy costeras, colisiones con botes, contaminación marina (plásticos, redes y cabos), el comercio ilegal y el peligroso cambio climático, son las grandes amenazas de esta frágil especie. 

Las tortugas marinas cumplen un importante rol en los ecosistemas marinos donde son reguladoras de poblaciones debido a su amplio abanico de alimentación, son omnívoras y presentan diferentes dietas según su etapa de crecimiento desde una diversidad de algas, pastos marinos, plancton, crustáceos, cangrejos, esponjas, pepinos de mar y medusas, entre otros. 

Chile tiene cinco de las siete especies de tortugas marinas que habitan nuestras aguas nacionales. Estas tortugas visitan el océano Pacifico durante sus migraciones y para alimentarse, en las aguas templadas de Chile continental hasta las más cálidas en Rapa Nui e islas oceánicas. Nuestro país representa una importante área de alimentación desde Arica a Lebu donde se concentran cuatro de estas especies de tortugas (laúd, verde, cabezona y olivácea), todas ellas amenazadas de extinción principalmente por captura incidental y aparejos de pesca.

Las especies que habitan en Chile son: 
Tortuga verde (Chelonia mydas), Tortuga cabezona (Caretta caretta), Tortuga olivácea (Lepidochelys olivacea), Tortuga carey (Eretmochelys imbricata) y Tortuga laúd (Dermochelys coriácea).

¿Qué sabemos de su ciclo de vida?
Las tortugas marinas son animales altamente migratorios, es decir, recorren grandes distancias, y tienen áreas de anidación y de alimentación separados por miles de kilómetros de distancia. 

En su ciclo de vida, las tortugas marinas presentan una estrategia reproductiva ovípara, son longevas superando de los 50 a los 120 años de vida, su ciclo reproductivo es complejo debido a su caparazón y su dificultad para aparearse con los machos. Luego de realizada la fecundación interna, las hembras viajan hasta el lugar donde nacieron, ya que, los machos nunca abandonan el mar. Estas hembras salen a la superficie en las playas donde con sus aletas traseras cavan hoyos para depositar sus huevos, que según la especie, podrían ser entre 60 a 180 huevos por puesta; y anidan por alrededor de 60 días. Luego, estos cientos de pequeñas tortugas al nacer deben hacer su primer viaje por la playa hasta tocar el mar, periodo dificultoso debido a la depredación natural y ahora la contaminación que no es menor, por tanto, las tortugas marinas de los cientos de miles que llegan al mar solo muy pocas logran llegar a la vida adulta y alcanzar su fase reproductiva. 

Es por ello, que tener conocimiento y conciencia de la existencia y fragilidad del ciclo de vida de estos reptiles, es tarea de todos los seres humanos, cuidar el hogar que es nuestra tierra que nos vio nacer y cuidar nuestras familias así como extender esta ayuda y responsabilidad al cuidado de la naturaleza y sus ecosistemas.   

Por Marianne Lichtenberg Albornoz, Departamento de Medio Ambiente y Sustentabilidad GLFCH.