Día Internacional del Migrante

0
66

En los últimos años, los conflictos, la inseguridad y los efectos del cambio climático, han contribuido en gran medida a los movimientos forzosos dentro de los países o a través de las fronteras. Se estima que 59 millones de personas se desplazaron  internamente hacia finales de 2021.

Independientemente de los motivos que obligan a las personas a desplazarse, los migrantes y las personas movilizadas se encuentran entre los grupos más vulnerables y marginalizados por la sociedad y, con frecuencia, están expuestos al abuso y la explotación.  Prueba de esto, es su limitado acceso a los servicios esenciales, incluído el cuidado de la salud, debiendo enfrentar agresiones xenófobas y la estigmatización inducida por la desinformación. Además, muchos trabajadores migrantes obtienen trabajos temporales, informales o sin protección, lo cual los expone a un mayor riesgo de inseguridad, despidos y pobres condiciones laborales.

Cuando la migración tiene rostro de mujer, son muchas mujeres, madres e hijas que comienzan su migrar solitario, con tal de buscar nuevas oportunidades para su familia. Existe un aumento progresivo de las mujeres en la cadena migratoria, ellas constituyen un actor fundamental en la integración de la población inmigrante a la comunidad de amigos y amigas de su país de origen en la sociedad de acogida, dado que mantienen los vínculos familiares, tradiciones y formas de socialización de sus comunidades, sin embargo, están más expuestas, a la precarización laboral, racismo y discriminación. Un gran porcentaje deja a sus hijos e hijas a cargo de familiares, mientras ellas se hacen un camino en un nuevo país, desconocido, buscando un mejor porvenir para su familia.

Existe un importante aumento de la feminización en los procesos migratorios, observándose también una modificación de la estructura tradicional de los roles de género, en especial en América Latina y el Caribe, con respecto a las funciones del cuidado familiar y crianza. Chile se ha constituido en los últimos diez años, en un país de destino de población inmigrante, en especial latinoamericana, con una modificación del patrón migratorio, según los datos y proyecciones del último censo nacional de población de 2017.

La característica fundamental del migrante no es que emigre porque quiere, sino porque DEBE. Busca oportunidades, seguridad y protección, que en su país de origen no las puede tener y siempre añora volver a sus Tierras, y solo podrá volver si esas seguridades las pueden tener allá.

 

El migrante de tierra lejana  (Fernando Nicaragua)

El migrante de tierra lejana camina andante y perseverante hacía una tierra 

distante y añorada.

Tiene la esperanza de algún día llegar sano a la tierra prometida 

que cambiará su destino, un migrante lejano.

Cada migrante sufre la nostalgia de dejar a su familia,

no importa cuántas lágrimas, penas y sufrimiento pase en su camino

el migrante seguirá adelante con la frente en alto sin perder el horizonte de 

su destino.

https://circulodepoesia.com/2013/05/antes-de-pasar-la-frontera-poesia-de-migrantes-centroamericanos/