Día de las Trabajadoras de Casa Particular

0
41

El Día Internacional de las “Trabajadoras de Casa Particular”, se conmemora el 30 de marzo desde 1988 y busca visibilizar el trabajo callado y constante que realizan mujeres a lo largo de nuestro país y de todo el mundo, cuidando la salud, el bienestar y la calidad de vida de otras familias, muchas veces en desmedro del tiempo que pueden dedicar a la propia. La importancia de las personas que realizan este trabajo, muchas veces, se extiende al ámbito de los afectos cuando están al cuidado de menores o de adultos mayores. 

¿Cuáles son las características principales del trabajo de casa particular en Chile?. El trabajo doméstico remunerado está entre los salarios más bajos y es, además, un trabajo donde no existen posibilidades de promoción y mejoramiento de la trayectoria laboral. A ello se suma la alta precariedad y el incumplimiento de las leyes de protección social. En respuesta a esta realidad, en Chile se fundó hace 76 años el Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular, SINTRACAP. Esta organización busca promover los derechos laborales, capacitaciones, asesorías y difundir entre las asociadas el conocimiento de estos derechos así como la seguridad y salud en el trabajo.

Actualmente, de acuerdo a las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas, hay 217.344 trabajadoras de casa particular en Chile y la informalidad ha subido en un 15%, lo que significa un retroceso importante, ya que, no quedan cubiertas por la legislación laboral y no tienen acceso a la protección social.

En nuestro país, la desigualdad social se suma a la desigualdad de género en el trabajo doméstico pagado. Las trabajadoras que ejercen las tareas de este trabajo son en su mayoría mujeres de sectores pobres, mujeres migrantes o mujeres de pueblos originarios.

Los valores de nuestra Obediencia impulsan el actuar en todos los ámbitos de la vida, buscando la igualdad y construyendo la sororidad en la relación con otras mujeres. La primera tarea es promover el respeto a las leyes laborales, apoyar la capacitación y el perfeccionamiento de las mujeres que realizan estos trabajos, para contribuir al desarrollo de su autonomía económica y el acceso a mejores oportunidades. 

Como mujeres masonas buscamos construirnos en Igualdad y esa Igualdad involucra también impulsar a otras mujeres para que alcancen sus metas y sueños.

Por Departamento de Género GLFCH.