Día mundial del Clima

0
585

El 26 de marzo se conmemora el Día Mundial del Clima, declarado así por las Naciones Unidas para crear conciencia sobre la importancia que tiene el cambio climático en la vida de las personas y todos los seres vivos de la tierra, porque determina la distribución particular de los ecosistemas y la existencia de diferentes ambientes en los cuales se desarrolla la vida vegetal, animal y humana.

Es por esta razón que el Día Mundial del Clima cobra tanta importancia, y más aún en nuestro Chile, un país que, debido a su longitud, con desiertos, llanuras, cordilleras, lagos, ríos, bosques, volcanes y glaciares, dan cabida a distintos ecosistemas, importantes y vitales para el país y el planeta.

La desertificación amenaza al medioambiente, proceso por el cual las tierras fértiles de zonas secas se convierten en tierras improductivas. Sus causas son variadas, pero las principales son la actividad humana y el cambio climático. Este fenómeno reduce la diversidad biológica, afecta la productividad y salud del ecosistema, y en consecuencia, la seguridad alimentaria.

Actualmente, Chile posee un gran desafío en la protección de sus tierras. Se estima que el 21,7% del territorio nacional continental está siendo afectado por la desertificación. Dentro de las causas que contribuyen al problema se encuentran la quema de las siembras, tala de bosques, sobrepastoreo, incendios forestales y el uso inapropiado de la tierra. En el Día Mundial del Clima se hace imperativo reiterar y recordar que es fundamental continuar combatiendo este mal, con medidas políticas y sociales apropiadas. Entre ellas fomentar una agricultura sostenible adaptada al clima, plantar árboles, gestionar los recursos hídricos, planificar las actividades agrícolas y ganaderas menos agresivas, entre otras acciones.

¿Sabías que la deforestación es la segunda causa del cambio climático en el mundo?, lamentablemente en los últimos 20 años se han quemado en promedio 300 mil hectáreas de bosque nativo en Chile, una cifra alarmante que tiene consecuencias gravísimas en la biodiversidad de las especies vegetales y animales.

Y es que los bosques tienen un doble papel en el cambio climático. Actúan como causa y solución para las emisiones de gases de efecto invernadero. Al deforestar se convierten en una fuente que libera CO2 a la atmósfera, pero si cuidamos o reforestamos los bosques, serán de gran ayuda para absorber estos gases y producir oxígeno.

La reforestación es fundamental para la salud de los ecosistemas y combatir el cambio climático, sobre todo con árboles nativos ¿por qué?, porque son los que concentran más de la mitad de la biodiversidad terrestre del planeta. Contribuyen a la conservación de los suelos, a la purificación del aire y a la disponibilidad del agua.

¡Es maravilloso lo que hacen los árboles para los seres vivos!, por eso es primordial cuidar todos los bosques que están a lo largo de Chile y no solo porque se conmemora el Día Mundial del Clima, sino porque es nuestro deber con la naturaleza que tanto nos entrega.

En el 2015, como parte del Acuerdo de París, Chile se comprometió a reforestar 100 mil hectáreas y alcanzar la neutralidad del carbono antes de 2050. Para lograrlo, evidentemente se tienen que tomar varias medidas, pero a continuación resaltaremos algunas iniciativas que ya existen y merecen ser destacadas.

La Corporación Nacional Forestal inició en el 2010 un programa que busca aumentar el número de árboles en zonas urbanas y periurbanas en todo Chile. Entregando árboles a los municipios y organizaciones civiles quienes se hacen responsables de su cuidado para involucrar a la comunidad en la protección de la naturaleza.

Por su parte, la Fundación Reforestemos tiene como objetivo recuperar bosques nativos invitando a cualquier persona o empresa de cualquier país del mundo a sembrar un árbol.

Y también está Cultiva, una Corporación que da la oportunidad de plantar un árbol nativo a tu nombre o el de un ser querido como una forma de sembrar vida. Un regalo invaluable ¿o no?.

En este Día Mundial del Clima apreciamos que se estén dando algunos pasos cruciales para alcanzar las metas climáticas como país. No es tarea fácil, pero sin lugar a dudas Chile está demostrando que es posible atender necesidades humanas de corto plazo, a la vez que protegemos al planeta para futuras generaciones.