23 de Abril, Día del Libro

0
63

El libro es fuerza, es valor, es poder, es alimento, antorcha del pensamiento y manantial del amor.

Rubén Darío

Colaboración de Sofía Ayala

El 23 de abril se celebra el Día Internacional del Libro. La Unesco explica que “este es un día simbólico para la literatura en todo el mundo ya que el 23 de abril de 1616 fallecieron Cervantes, Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega”.

Pero, ¿de verdad Cervantes y Shakespeare murieron el mismo día del mismo año? Siempre se ha dicho eso, pero podría no ser cierto del todo. ¿El motivo? Algunas costumbres y los calendarios usados por España y Gran Bretaña en aquella época.  Aunque la justificación inicial para haber escogido esta fecha fue la muerte de Cervantes. En aquellos tiempos, la costumbre era enterrar al fallecido al día siguiente de su fallecimiento y anotar en la partida de defunción la fecha del entierro, no de la muerte, es por eso que su muerte pasó a la historia como el día 23 de abril, cuando realmente ocurrió el día 22.

Y en el caso de Shakespeare murió el 23 de abril. Sin embargo, cuando se menciona la fecha, se olvida un dato importante: en aquella época el Reino Unido utilizaba el calendario Juliano, que corresponde al 3 de mayo del calendario Gregoriano (actual), solo como anécdota.

En lo concreto, la Unión Internacional de Editores propuso esta fecha a la UNESCO, con el objetivo de fomentar la cultura y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. La Conferencia General de la UNESCO la aprobó en París el 15 de noviembre de 1995, por lo que a partir de dicha este es el “Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor”.

LEER PARA SER LIBRES

El libro es guía privilegiada para acceder a un uso más desenvuelto de la lengua, en donde los seres humanos tienen una relación con el movimiento, la novedad, la libertad, el pensamiento con juicio crítico. Además de alimentar la imaginación y favorecer la concentración, la lectura ayuda a mejorar algunas habilidades sociales, como la empatía.

La lectura, en todas las edades, lleva a un camino único porque abre las mentes para crear un propio criterio de las cosas y de la vida.

Es muy importante fomentarla porque vivimos en una época muy difícil. Ahora más que nunca, en momentos en que numerosos colegios en Chile y en todo el mundo permanecen cerrados y las personas nos vemos obligadas a reducir el tiempo que pasamos al aire libre, hay que aprovechar el poder de los libros.

La lectura nos puede ayudar a combatir el aislamiento, estimular nuestras mentes y nuestra creatividad; a viajar en el tiempo y el espacio sin necesidad de salir de nuestros hogares.  Los libros son fuente de sabiduría, son caminos a la imaginación y, como bien dijo Rubén Darío, “El libro es fuerza, es valor, es poder, es alimento, antorcha del pensamiento y manantial del amor”.