Masonería y feminismo en España: un fuerte lazo por la liberación de la mujer

Hace unos días, el diario El País de España publicó un artículo donde se detalla la relación que existe entre el feminismo y la masonería en dicha nación europea, orden que data del año 1728 , gracias a masones que se iniciaron en el extranjero y que se extendió rápidamente por la península ibérica, pese a las persecuciones a las que se vio sometida.

Tal como sucedió en Chile, las logias fueron en un comienzo exclusivamente masculinas, pero algunos miembros estaban a favor de la inclusión de miembros mujeres basándose en el principio de igualdad y con el fin de llevar a cabo el proyecto del Gran Oriente de España, que buscaba erradicar el analfabetismo mediante la educación laica y alejada de la influencia de la Iglesia, de todas las capas sociales y, especialmente, de los niños.

 Al no existir un estatuto que regulara la presencia de mujeres en las logias, éstas ingresaban a logias masculinas, asumiendo las mismas tareas que los hombres. Una vez que el número de mujeres se consideraba suficiente, se unían a una logia de Adopción, que era exclusivamente femenina, pero apadrinada por una masculina.

Es así como entre 1868 y 1900, cuatrocientas mujeres se unieron a la masonería en España, rechazando los estereotipos de género que hacían referencia a su presencia en el hogar y a la sumisión que debían demostrar, banderas de lucha que guardan estrecha relación con el feminismo.

En efecto, las masonas españolas del siglo XIX eran anticlericales, feministas laicas, librepensadoras y muy activas: promovían reuniones y publicaban artículos y columnas en la prensa liberal. También crearon asociaciones y organizaban manifestaciones. Pero como se trata de una Orden con perfiles diversos, también existía una minoría que persistía en vincular de forma intrínseca a la mujer con el  espacio privado y, por tanto, a su rol de educadora de su familia, y su compromiso con la maternidad.

Una serie de autoras masonas llevaron la causa feminista muy lejos para su época, abordando temáticas como la integración de la mujer a la sociedad y al mundo laboral; el señalar el hecho que la mujer se limitara al seno del hogar coartaba su progreso social; e incluso ya se hablaba de la mujer como el verdadero motor de los cambios sociales.

Este discurso, bastante revolucionario para el contexto donde se dio, derivó en persecuciones, especialmente hacia aquellas mujeres masonas provenientes de familias más acomodadas, de las que se esperaba una postura más tradicional. Tal es el caso de Ángeles López de Ayala, cuya casa fue incendiada y ella incluso fue víctima de dos intentos de asesinato.

Con en transcurso del tiempo, las mujeres españolas llegaron mucho más lejos de lo que los hombres se esperaban, ampliando su lucha por la liberación femenina en todos los niveles de la sociedad, logrando incluso la integración de las mujeres obreras en las logias, la obtención de la igualdad de derechos políticos y el sufragio femenino.

Para revisar el artículo de El País:

https://elpais.com/sociedad/2018/09/26/actualidad/1537964544_186888.html