72° Aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. R.·. L.·. Femenina Granada N° 33 del valle de San Fernando

0
185

Aporte de la R.·. L.·. Femenina Granada N° 33 del valle de San Fernando

Cada 10 de diciembre se celebra un importante hito para la humanidad. Hace 72 años en Paris, Francia, la Asamblea General de las Naciones Unidas, que contaba con 18 estados miembros, adopta la Declaración Universal de Derechos Humanos como un ideal común para todos los pueblos y naciones, siendo clave para su aprobación la incidencia de la Q.·. H.·. Eleanor Roosevelt (1884-1962) diplomática, escritora y activista de los DDHH, considerada como una de las líderes más influyentes del siglo XX; presidió el Comité de Derechos Humanos de la ONU, en donde logra introducir en el texto un preámbulo a favor de la igualdad entre hombres y mujeres.

Los Derechos Humanos constituyen en su conjunto un todo, dan cuenta de la dimensión de la persona y su dignidad, como ser original, irrepetible, trascendente y poseedora de una inalienable dignidad, distinguiéndonos como personas libres desde la calidad de sujeto moral, jurídico, político y social llamadas a la realización digna, a construir nuestro andamiaje personal y social según las propias concepciones de vida y realidad circundante, tal  como afirma el artículo 1° de la Declaración Universal –“y dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros” –es decir, la consecución de la realización personal debe estar acorde al pleno respeto de los derechos fundamentales que todos los miembros de la sociedad poseen. 

En el Chile de hoy, se han develado enormes carencias en relación a los fundamentos éticos de la acción pública y social, hay que resolver urgencias derivadas de fuertes antagonismos y divisiones que emergen de la reciente revuelta social, ampliadas por violaciones de DDHH como el uso excesivo o innecesario de la fuerza por agentes del Estado, así como los desigualdades que han quedado en evidencia por la pandemia de COVID-19; hemos sido testigos del aumento exponencial de la violencia contra mujeres y niñas en sus hogares, incremento del desempleo y discriminaciones de determinados grupos sociales, entre otras. 

Todo esto reafirma la necesidad que tenemos de contar con un Estado democrático sólido y en permanente perfeccionamiento, tanto de las instituciones, como en la modernización de su organización y prácticas administrativas y de servicio público que regule y proteja los derechos fundamentales de las personas sin distinción alguna.

Los principios y los valores que subyacen a los Derechos Humanos están íntimamente ligados a los ideales que propugna la Masonería: Libertad, Igualdad y Fraternidad, que se universalizan en esta declaración; por lo que estamos llamadas a sensibilizar, promover y contribuir a fortalecer la cultura de de los derechos humanos que se inspira en el crecimiento, calidad y capacidad de la vida individual y colectiva, es una invitación a descubrir de modo permanente la trascendencia de la dignidad humana, a ser artífices de esta cultura de vida, como activas obreras de la paz y de la fraternidad, garantes de la libertad y justicia para todos y todas. 

“La libertad exige mucho de cada ser humano. Con la libertad llega la responsabilidad. 

Para la persona renuente a crecer, la persona que no desea hacer valer su propia importancia, es una perspectiva atemorizante” 

Eleanor Roosevelt