Radical, masón, educador y hombre de la vida pública, Pedro Aguirre Cerda entre los grandes Monumentos de la Plaza de la Constitución

Con la participación del Presidente de la República Sebastián Piñera, el Gran Maestro de la Logia de Chile Luis Riveros y la Gran Maestra de la Logia Femenina de Chile, Carmen Mardones, entre otras personalidades de la vida nacional, se inauguró este martes el Monumento al ex Presidente Pedro Aguirre Cerda en la Plaza de la Constitución. 

La ceremonia fue organizada por la Gran Logia de Chile y la Gran Maestra Carmen Mardones fue invitada y condecorada con una medalla recordatoria para agradecer la colaboración de la Gran Logia Femenina de Chile en este proyecto.

 

La figura del ex Presidente Pedro Aguirre Cerda, que gobernó el país con el Frente Amplio entre 1938 y 1941, fue resaltada e invocada por quienes hicieron uso de la palabra y que nos hicieron recordar que su lema “gobernar es educar” está más vigente que nunca. El Presidente Piñera le pidió a don Pedro Aguirre Cerda que “donde quiera que esté nos ayude, a todos, a perseverar en lo que él fue un pionero, en lo que él fue un visionario, a perseverar en hacer un gran esfuerzo, todos, de todos los colores políticos, para mejorar la calidad de la educación de nuestros niños y de nuestros jóvenes”.  El Gran Maestro Luis Riveros por su parte, destacó que “fue un hombre inspirador y marcado por una profunda tolerancia que nos enseñó que gobernar también es tolerar y muchas veces tolerar es difícil pero ciertamente es el rédito más importante que puede obtener un gobernante desde la república”.

 

El monumento de más de 3 metros de altura, de fierro forjado se realizó en la Fundición El Progreso y dirigido por el artista Oscar Sánchez, quedó instalado a un costado, por calle Teatinos, de la Plaza de la Constitución, junto a las figuras de Salvador Allende, Eduardo Frei Montalva  y Jorge Alessandri.  En una de sus placas conmemorativas se puede leer otro de sus lemas conocidos de gran significado masónico, “Educación laica con el fin de garantizar la libertad de conciencia”.