XXXV Aniversario Gran Logia Femenina de Chile

 

El 12 de mayo recién pasado se celebró la tenida aniversario de los 35 años de la Gran Logia Femenina de Chile (GLFCH). Esta conmemoración solemne se llevó a cabo en el templo de la Gran Logia Mixta de Chile, en esta ocasión decorado con los estandartes de las logias de la GLFCH, en Catedral Nº2091, Santiago.

La ceremonia fue dirigida por la Gran Maestra Carmen Mardones y la Gran Oficialidad, acompañadas de masonas de la Obediencia, de Chile, Perú y Panamá. Recibimos además la visita del Gran Maestro de la Gran Logia Mixta, Waldo López; Gran Maestro Adjunto de la Zona Austral del Gran Oriente Latinoamericano, Pedro Ormazábal; Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de Argentina, Mariela Rodríguez; Gran Maestra de la Gran Logia Femenina de Bolivia, Elizabeth Balderrama; Vice Maestra de la Gran Logia Femenina del Uruguay, Adriana Petrone, y Soberana Gran Comendadora del Supremo Consejo Femenino de Chile, Susana González, escoltados de sus correspondientes delegaciones.

La celebración contó con palabras de la Gran Maestra y una presentación sobre el Pasado, Presente y Proyección de la GLFCH, con un recuento histórico y también de los principales hitos de esta trayectoria, como la formación de logias extraterritoriales, la edición de la Revista de la GLFCH, la creación de un sitio web, la participación en diferentes organizaciones masónicas siendo la última de ellas la Unión Masónica de Chile, la creación de la Medalla al Mérito Eliana Corbalán y el Fondo de Beneficencia.

 

Parte central de la jornada consistió en un motivo homenaje a las Grandes Maestras Nancy Muñoz, Miriam Silva, Oriana Valdés, Ximena Muñoz y Susana González, así como a las fundadoras Virginia Ortiz, Yolanda Álvarez, Emerita Osses, Nancy Muñoz, María Gutiérrez, Miriam Silva, Oriana Valdés, y a la editora de la Revista de la GLFCH, Malva Sánchez.

 

 

Posteriormente las delegaciones entregaron sus saludos y presentes a la Gran Maestra quien agradeció en representación de la Gran Logia Femenina de Chile, culminando así una jornada de júbilo y fraternidad de la masonería latinoamericana.